domingo, 12 de enero de 2014

El jardín de las hadas sin sueño

El jardín de las hadas - Esther Sanz
Clara se ha instalado en Londres con una nueva identidad y ha hechos nuevos amigos, aunque no puede olvidar todo lo sucedido en Colmenar. Ella cree que está a salvo, pero su instinto comienza a avisarla de que el peligro la acecha y un día escucha la canción se Bosco. ¿Qué nuevas aventuras esperan a Clara?, ¿Conseguirá reencontrarse con su ermitaño?, ¿Está la semilla realmente a salvo?

Este libro, al igual que el primero, tiene una cubierta preciosa, que es lo primero que llama la atención en cuanto posas los ojos sobre él. La verdad es que su interior no tiene nada que envidiarle, ya que el estilo de Esther Sanz ha mejorado considerablemente desde el primero y me ha dejado mucho mejor sabor de boca.

La nueva vida de Clara en Londres le depara muchas sorpresas, y los nuevos personajes caen bien desde el primer momento. También me ha sorprendido gratamente la nueva relación que comienza con un viejo conocido del primer libro, que en mi opinión contiene algunos de los pasajes más bonitos y cuidados de la historia.

La historia avanza poco a poco pero el ritmo no se hace para nada pesado, ya que no dejan de ocurrir cosas y Clara demuestra ser una heroína que ha cambiado y madurado tras todo lo que ha pasado.
Se resuelven muchas de las incógnitas que quedaron sin resolver, aunque quedan algunos cabos sueltos que creo que darán mucho juego en el siguiente tomo.

También me gustaría comentar las referencias musicales del libro, que, junto a las pequeñas historias que se van introduciendo en la trama, como en el primer libro, suponen un punto especial y te dejan con ganas de conocer más sobre ellas. De hecho, mientras escribo estas líneas estoy escuchando el álbum Five Leaves Left de Nick Drake y a Russian Red.

Para terminar, solo tengo que decir que recomiendo este libro a todos los que disfrutaron con el primero, pues les va a encantar. Si el primero no os convenció, dadle otra oportunidad, pues es mucho mejor y es una delicia leerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada